La Bodega Javier Sanz Viticultor, de la Denominación de Origen Rueda acaba de presentar en el Café del Norte en Valladolid la nueva imagen de la empresa y los nuevos vinos para este año. Al evento asistieron personalidades políticas, como Francisco Javier León de la Riva, alcalde de Valladolid, y Mercedes Cantalapiedra, Concejala de Cultura, Comercio y Turismo; el presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hoterlería, Jaime Fernández; Miguel Barthe o Martín de Hoyos, además de numerosos profesionales del sector vitivinícola, como Jesús Yuste, del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) y Pascual Herrera, persidente de la DO Cigales.

Carlos Castro, uno de los socios del Café del Norte, fue en encargado de dar la bienvenida a los asistentes, cediendo la palabra, después a Javier Sanz Cantalapiedra, gerente y dueño de Javier Sanz Viticultor, quien pasó brevemente por la historia de la bodega, y por los tres pilares fundamentales para la obtención de unos magníficos vinos: el terreno, el clima y la genética de las cepas y las uvas. Por último, Santiago de Íscar de Íscar se encargó de la cata, llegandose a probar cinco vinos: Javier Sanz Verdejo, V Malcorta, vino único en el mercado, V 1863, Javier Sanz Fermentado en Barrica y V Dulce, todos ellos novedades de estos últimos meses.

 

La Bodega:
En el corazón de la DO Rueda, se encuentra Javier Sanz Viticultor, una bodega de amplia tradición vitivinícola, que desde los años 80 ha relevado un testigo que ha pasado de generación en generación desde mediados del Siglo XIX. Siglo y medio después, Javier Sanz Viticultor se ha consolidado bajo marcas ya tan reconocidas como Villa Narcisa, nombre que da a la primera finca en la que el fundador plantó sus primeras cepas en honor a su esposa, Narcisa; y más tarde, con Colección V y la estrenada línea homónima de Javier Sanz Viticultor.
La cercanía de la bodega a los viñedos, situados en las primeras bancadas del Río Duero, facilita el traslado inmediato de las uvas tras su recolección, por lo que garantiza la conservación de todas sus propiedades. Esto, junto con las técnicas empeladas para su producción, recogida y elaboración, impregnados de su inconfundible carácter familiar, hace que el vino sea de máxima calidad.
Además, el mimo empleado en la conservación de cepas prefiloxéricas, con más de 150 años, se entremezcla con el afán de experimentar con nuevas variedades o con tipos de uvas que ya estaban en desuso, siempre utilizando técnicas de cultivo sostenibles. Javier Sanz Viticultor es el resultado de un gran empeño por ofrecer grandes caldos, cuidando esa relación tan especial entre viticultor y vid, y sobre todo, por estar a la vanguardia de vinos novedosos.

 

Los vinos Vinos:
La Colección exclusiva V de vinos de Vendimia Seleccionada, elaborados por Javier Sanz Viticultor, se compone de cuatro vinos, V 1863, V Dulce, V Malcorta y V Colorado, que saldrá próximamente. Todos ellos obtenidos con especial cuidado y la mejor selección de uvas. Cada uno tiene algo peculiar que le hace único y exclusivo, así como la fecha de su lanzamiento, que coincide con el año en el que el bisabuelo de Javier Sanz, Agustín Nanclares, cumpliría 150 años. Es un homenaje por el legado que le ha dejado. Este viñedo tiene un valor especial para Javier Sanz Cantalapiedra ya que, según indica, es anterior a 1863. “La primera nota registral de la cepa es de este año, por lo tanto sobrevivió a la filoxera procedente de América, que acabó con tantas cepas en Europa en 1880”.
La línea Javier Sanz Viticultor ha sido lanzada este, como su marca homónima, siguiendo el testigo del prestigioso sello Villa Narcisa. Esta finca tiene las partes más  próximas por el oriente con el Monte llamado de las Monjas, por el Norte con el Río Duero, por el Mediodía con la propiedad de la Orden Tercera y por el Poniente con el término de Tordesillas. Su ubicación hace que calidad en las cepas sea inmejorable. Tres caldos diferentes, Verdejo, Sauvignon Blanc y Fermentado en Barrica que reflejan la personalidad y nuestra manera de entender la viticultura.
Villa Narcisa es la gran marca, una apuesta por mantener la calidad y la evolución natural de los viñedos. Su nombre hace referencia a la finca que dedicó Agustín Nanclares a su esposa Narcisa, a finales del siglo XIX. Con un gran cuidado de la uva a través de un cultivo sostenible, sin pesticidas, se elaboran vinos en tres líneas, Verdejo 100%, Sauvignon Blanc y Fermentado en Barrica.
Y por último, Rey Santo, la línea más atractiva, son caldos jóvenes, ideales para ser consumidos en el año. Se pretende reflejar la unión de los cantos rodados, de ahí los tonos grisáceos, elemento tan característico en los suelos de la zona; y los colores verdes y arenosos que recuerdan a la vid y a la tierra.

 

Fuente: elnortecastilla.es